¿Cada cuánto tiempo hay que lavar las sábanas?

11 Mayo

2018

Dormir es una de las actividades más importantes de nuestra vida. Descansar bien nos permite recuperar nuestro cuerpo y mente, para estar de la mejor forma todos los días. Por lo tanto, todo lo que altera o afecta nuestro sueño estará afectando nuestro bienestar y calidad de vida.

Dicho esto, ¿cabe preguntarnos por la higiene de nuestra ropa de cama? La respuesta es obvia. En la experiencia de un descanso reparador no solo es importante cómo se duerme, cuántas horas o en qué posición. También debemos considerar sobre qué elementos, y en qué condiciones se encuentran.

Ahora bien, ¿Cada cuánto tiempo conviene cambiar las sábanas? La pregunta parece trivial. Sin embargo, una encuesta revelada por la revista “Women’s Health” muestra que muchas personas no tienen en cuenta la importancia de mantener limpia la ropa de cama. Un 16% de los encuestados sostiene que lava sus sábanas una vez al mes, mientras que el 32% nunca realiza cambios de almohadas.

Del mismo modo que la ropa que usamos diariamente, nuestras toallas, sábanas, colchas, almohadas y sus fundas deben lavarse mucho más frecuentemente que otra ropa del hogar que tienen un uso más decorativo, como por ejemplo, las cortinas o alfombras. Mientras éstas pueden “resistir un poco más”, la ropa que se encuentra en contacto con la piel o alimentos debe lavarse periódicamente.

Hagamos cuentas.

Por semana, pasamos en la cama entre 49 y 63 horas ¡Estamos ahí más tiempo que en nuestro trabajo! Si tenemos en cuenta este cálculo, lavar las sábanas una vez por semana parece una buena medida.

A lo largo del día, nuestro cuerpo entra en contacto con sustancias y elementos que luego llevamos al lugar de descanso. Células muertas, restos de maquillaje y cremas, sudor, cabellos y más…

Todas estas partículas generan bacterias y hongos que se acumulan cuando no lavamos nuestra ropa de cama. Además, no limpiar frecuentemente las sábanas y fundas favorece la proliferación de bacterias y ácaros en las almohadas y colchones, los cuales son mucho más difíciles de limpiar.

Dormir durante 8 horas en un entorno como éste genera consecuencias. La falta de limpieza puede producir alergias, problemas en la piel, e incluso, agravar cuadros de asma o acné. La solución es simple. Debemos mantener la higiene en el dormitorio y preservar nuestra salud, lavando las sábanas una vez por semana.

Ahora que comprendés la importancia de mantener la limpieza de tu ropa de cama, debemos poner énfasis en las fundas de las almohadas. Las fundas son el elemento que más suciedad acumula durante la semana, al estar en permanente contacto con el cuero cabelludo. Es, además, la pieza sobre la que descansa tu cara, una de las zonas más sensibles de tu cuerpo.

Otra cosa importante. El lapso de una semana debe acortarse si estuviste enfermo, con fiebre o tos. En estos casos, conviene que cambies las sábanas cada dos o tres noches ¡Ayudará a que te cures! Una vez recuperado, cambiá nuevamente la ropa de cama para evitar recaídas.

En síntesis, lavar tu ropa de cama una vez por semana te brinda más salud e higiene en tu hogar.

Dormí de la mejor forma renovando periódicamente tus sábanas. En nuestro catálogo encontraras diversas opciones para sumarle calidad a tus momentos de descanso.